La radiología digital, disponible en nuestra clínica, es un sistema eficaz con el que se recibe el mínimo de radiación con unos resultados de máxima precisión.

Los avances tecnológicos han supuesto una drástica mejora en las posibilidades diagnósticas de estos sistemas de radiología digital. Hoy en día estos avances incluyen la simplificación tanto de los aparatos como de los programas informáticos a los que van asociados, una rápida obtención de la imagen radiográfica, grandes prestaciones en el tratamiento de dichas imágenes y, en definitiva, mayores comodidades tanto para el dentista como para el paciente. De este modo la aceptación de la radiología digital ha ido creciendo en el mundo de la odontología y cada año son más los profesionales que deciden incorporar esta tecnología en sus clínicas.

La principal ventaja para el paciente es la menor exposición a la radiación, ya que los equipos digitales procesan la imagen mediante un programa computacional que la mejora y corrige los defectos que pudiese haber. Esto hace además que las radiografías digitales tengan un porcentaje menor de repetición. Adicionalmente la imagen que entrega es de mejor calidad en comparación a una radiografía convencional.

Radiología Digital

Asimismo,  las radiografías digitales generan un registro digital que puede ser utilizado para reimprimir la imagen en caso de ser necesario, mientras que en un equipo convencional sería necesario repetir la toma radiográfica en caso del extravío de la placa.

Finalmente, existe un aspecto ecológico a considerar, ya que las radiografías digitales no requieren de un procesado químico, por lo que no generan ningún tipo de contaminación para el medio ambiente.